cirugia-estetica-1

Qué es una cirugía estética y por qué optar a ella

La cirugía estética se considera como una de las dos vertientes de la especialidad quirúrgica de la Cirugía Plástica; la otra vertiente es la Cirugía Plástica Reparadora, la diferencia entre ambas tiende muchas veces a ser imperceptible, ya que comparten procedimientos y técnicas, sin embargo la diferencia clave se da en el motivo por el cual se realiza la cirugía.

La cirugía plástica trata a pacientes que necesitan de la reparación o reconstrucción de cualquier proceso congénito, tumoral o secuelas de un proceso adquirido por traumatismos que afecte la función corporal o la forma de cualquiera de las zonas del cuerpo, especialmente en la cara, manos, piernas y genitales. Sus técnicas se basan en la movilización y trasplante de tejidos, así como en el implante de materiales inertes.

La cirugía estética, en cambio, se enfoca en tratamientos quirúrgicos cuya finalidad es restaurar o mejorar la estética de diversas zonas del cuerpo, es decir las personas acuden a una Clínica de cirugía estética cuando quieren lograr una mayor armonía facial o corporal o desean minimizar las secuelas producidas por los procesos naturales de envejecimiento.

Cirugía electiva con altos márgenes de seguridad

La cirugía estética es electiva, la persona decide si desea operarse o no, puede acudir a la clínica de cirugía estética de su elección, donde un cirujano plástico especializado le dará toda la información sobre la intervención, las ventajas de operarse y los posibles inconvenientes que pueden surgir y todo el proceso de recuperación que deberá vivir como paciente.

La persona está en total libertad de valorar toda la información recibida y tomar la decisión que más le convenga, los avances logrados en el campo de la cirugía reconstructiva y estética permiten ofrecer a los pacientes de ambos sexos y de cualquier edad un alto nivel de satisfacción con el resultado de la intervención y altos márgenes de seguridad en el proceso operatorio y postoperatorio.

Motivaciones para optar por una cirugía estética

La motivación principal para optar por una cirugía estética debe ser querer mejorar la imagen o apariencia para sentirse a gusto con uno mismo, cabe destacar que muchas veces un deseo exagerado de agradar a terceras personas puede ser indicativo de ciertos problemas psicológicos o inconvenientes en la relación sentimental.

En estos casos aunque se obtengan los resultados quirúrgicamente esperados, puede que no se cumpla la motivación subyacente del paciente, por ejemplo evitar la ruptura de su relación sentimental, pudiendo luego mostrar el paciente desagrado por el resultado de la intervención, a pesar de que hayan logrado los objetivos clínicos y estéticos previamente fijados.

Por ello las expectativas del posible paciente con la cirugía estética deben lógicas y reales, es decir se debe estar claro en qué mejoras se quiere y si objetivamente se pueden obtener con este tipo de intervención, además es importante saber que la mejora estética o rejuvenecimiento será en el área seleccionada, no en el resto del cuerpo. 

En el caso de cicatrices, muchas de ellas, dependiendo de su localización y la técnica de sutura utilizada, pueden quedar escondidas o pasar desapercibidas; la edad también influye, ya que las personas jóvenes las cicatrices tienden a ser más aparentes que en las personas de edad más avanzada.