La belleza femenina

La belleza femenina

La belleza femenina se ha ido transformando de tal manera que la misma se ha convertido en una referencia exitosa para la publicidad y para la moda, marcando tendencias importantes para la historia.

La belleza femenina ha variado a través del tiempo desde cuerpos de mujeres exuberantes al de mujeres extremadamente flacas, planas sin busto, sin  curvas, otras rubias voluptuosas y bajas de estatura con buen cuerpo.

Sin embargo, en esta época moderna se reconoce todo tipo de belleza, cada una tiene su encanto, ya no se toman en cuenta aquellos lineamientos que si se quieren eran exigentes, por ejemplo, en la moda, las piezas de vestir vienen para todos los gustos.

En las campañas publicitarias, se pueden ver grandes marcas y las modelos que las muestran son bellas son delgadas y rubias, morenas, así como también vemos modelos con tallas grandes, bajitas, lo importante es la presencia de la mujer en la moda.

La moda en estos tiempos debe ser inclusiva por lo que va cambiando con esas posiciones antiguas, entendiendo que la belleza no está en lo físico, sino en la presencia, personalidad y estilo de cada mujer.

Las mujeres modernas son decididas, dicen lo que piensan y muestran libertad plena a la hora de vestir, lo que buscan es sentirse bien, con ropa adecuada y con la cual se sienta bien, lo importante es sentirse bien con la sociedad.

Las mujeres bellas son aquellas en que muestran su alegría y un espíritu de gran belleza interior que va más allá de lo físico, ya que el éxito no depende de que si es bella, sino como se sienta y cómo le queda.

Para tener éxito lo esencial es la actitud, principal factor para lograr el desenvolvimiento laboral y personal, todo esto nos lleva a considerar que la belleza femenina radica en ser uno mismo, conocer su propio talento y cómo lo va a potenciar.

Una relación entre la belleza femenina natural y el atractivo físico que pueda tener una mujer son las características más importantes en que se señalan las diferentes simetrías de los rasgos del rostro, nos lleva a considerar que todo lo que a nuestros ojos puede considerarse belleza.