vestidos-largos

Vestidos largos, una moda que no se pierde

Los vestidos largos, siempre han sido catalogados como un elemento de uso exclusivo de la mujer para asistir a fiestas o estar presentes en eventos de gran prestancia social; de igual  manera se relaciona con las damas mayores, sin embargo el sector juvenil femenino ha sabido llevar esta prenda con garbo y decoro. 

Por supuesto, no se puede ocultar que esta prenda tiene sus apariciones estelares en las pasarelas del mundo y por consiguiente en cada época del año, una que otra pieza se convierte en tendencia mundial y es usado no solo por las grandes estrellas del jet set internacional, sino por aquellas damas que siempre les gusta andar a la moda, sin importar a qué precio.

Muchas veces sin importar si se está en verano  o en otoño, los vestidos largos hacen su aparición, adaptándose a las exigencias que según sea el caso, le marca la moda reinante del momento, es decir si la salida es para el tiempo de verano, el vestido será mucho más fresco, elaborado con telas que ayuden a ver a la mujer de hoy más lozana y natural. 

La eterna juventud de los vestidos largos

Sin lugar a dudas esta prenda está marcada por la noche, por las fiestas elegantes y sobrias, pero en verano o en otoño la perspectiva cambia, son más frescos livianos  y hasta espontáneos, sobre todo si son portados por jóvenes damas y si estos son floreados o con estampados vivos que le dan ese matiz de eterna juventud. 

En el caso de la noche, se recomienda el uso de los  vestidos largos de un color oscuro, preferiblemente el negro, acompañado de collares blancos y pulseras de ese mismo tono, con lo cual se da personalidad a la elegancia, y si a esto le acompañan unos zapatos de tacón alto aterciopelado, entonces, serás el punto de atención de la noche.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *