botas-texanas

Botas texanas, del trabajo rudo a las pasarelas del mundo

No se conoce con precisión el momento de la creación o diseño de las botas texanas, pero lo que sí se sabe es que ya para los años 1800 ya estaban en los pies de muchos hombres, quienes las usaban por su rudeza, como indumentaria para las labores del campo, andar a caballo, entre otros oficios propios de esa época. 

Este tipo de calzado, fue creado para el trabajo fuerte, rudo y pesado, sin embargo su uso  cada vez más frecuente en las labores diarias del ser humano, le han cambiado su rudeza y ahora podemos ver a las llamadas botas texanas en las mejores pasarelas del mundo, ya que la mujer la ha tomado para sí, dándoles otro rol y ayudándoles con el vestir. 

Esta bota se he estado abriendo paso en el mundo del calzado como alternativa en el mercado actual, para lo cual se le suavizado su rigidez y dureza, hasta llevarla a convertirla en una pieza de mucho confort, elegante, otorgándole características muy versátiles y permitiendo así  a que sea tanto usado por mujeres y hombres. 

Un calzado de antaño viviendo sus mejores momentos

A pesar de los años, la bota texana se mantiene vigente, por supuesto ha sufrido una muy positiva metamorfosis, adaptándose a los nuevos tiempos y a las exigencias de una mujer que pide una bota resistente, pero al mismo tiempo elegante, que vaya tanto con falda como con pantalones y obviamente que la haga lucir femenina.

Es por ello que en el mercado actual, la podemos ver con un accesorio más de la elegancia al vestir de las damas, por tanto se ha modificado en su confección, en el sentido de darle esa versatilidad, para que las damas la puedan llevar y lucir con el glamour que sólo ellas saben portar.

Por otro lado, en los últimos tiempos sus fabricantes le han variado algunos conceptos, pues han creado los tipos de botas ideales para que sean llevadas no solo en primavera, sino que cada época llega su propio diseño e incluso en el caso de los caballeros también se han adaptado a sus exigencias de consumo de este tipo de prenda de vestir, ahora tan cotidiano y común, 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *