Cómo hacer una puerta entamborada

La construcción de una puerta es una actividad complicada, a menos que se realice una sencilla de menor complicación que cumpla con los requerimientos estéticos y de funcionabilidad de nuestro hogar. Es posible adoptar una puerta que sea de fácil estructura que no requiera grandes manipulaciones y cuyo armado no represente un gran reto, en este sentido una puerta entamborada es la mejor opción incluso económica.

Lo primero que debes hacer es buscar los materiales y herramientas. Estos dependerán  de la medida de la puerta que necesites armar. Por lo general la medida de la puerta es de 2.10 metros de alto por 0.90 metros de ancho, aunque puede variar según nuestras necesidades.  Es importante usar una madera resistente, para que no se doble con el peso con el paso del tiempo.

Con todo a la mano, se debe comenzar a armar el bastidor o marco de nuestra puerta, el cual dará la dureza y firmeza a la estructura. Es importante ayudarte con una escuadra para conseguir ángulos rectos. Recuerda reforzar con listones las esquinas y el centro del bastidor. Se deben construir dos marcos idénticos que funcionaran como tapas de nuestra puerta. Atraviesa a la estructura listones para reforzarla.

Para cubrir los bastidores utiliza láminas de contrachapado, usa cola de carpintería para unirlos, recuerda colocar entre ambas piezas de polietileno para aislar el sonido. Deja secar suficiente tiempo para seguir con el trabajo de armado, puedes colocar peso sobre las piezas a unir para que se adhieran uniformemente.

Listo el bastidor se pueden empezar a  poner las tablas exteriores, en nuestro caso utilizaremos láminas de pino machihembrado (puedes usar la que más te agrade) las cuales hemos curado y sellado previamente. Una pistola de clavado o engrapado puede ser muy útil para esta tarea. Clava a mitad de puerta un listón cruzado para reforzarla.

Listo el paso anterior nos enfocaremos en la instalación de las bisagras, existen muchos tipos de estas, pero a la larga hacen el mismo trabajo. Mide la puerta, marca una guía a  40, 95 y 180 centímetros de uno de los extremos de la puerta, en estas irán las bisagras. Atornilla la primera bisagra, recuerda siempre rectificar la posición en el sitio final de instalación de no presentarse inconvenientes prosigue con la instalación de las bisagras.

Puestas las bisagras y chequeada la posición final de la puerta, proseguimos a instalarla. Pide ayuda para este paso para colocarla bien nivelada, y balanceada. Atornilla las bisagras de la puerta al marco de la pared asegúrate de que los tornillos queden firmes para que la puerta no se descuadre. Listo esto puedes colocar el sistema de cierre, si es para uso externo, procura que sea resistente. De ser interno puedes usar un pasador liviano este lo puedes colocar con tornillos, es muy fácil.

Por último puedes agregar algunos detalles de herrería a la puerta, con unos pernos atornillados puedes lograr un acabado estético  con estos. Otra idea son listones metálicos los cuales aportarán además de estética seguridad al conjunto. Más información en: Insurance Claims Service.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *