Recomendaciones para Preparar una Rutina de Ejercicios Cardiovasculares

Los ejercicios cardiovasculares constantes de baja intensidad no requieren de intervalos de tiempo sino que pueden realizarse de forma continua debido a que no se requiere de un máximo esfuerzo, pero se debe incrementar el tiempo, es decir que se debe realizar cada día de la semana para obtener un resultado beneficioso.

Entre los ejercicios que componen esta categoría de baja intensidad está la caminata, natación, bailoterapia, una  rutina con alguno de estos ejercicios puede planificarse por 30 o 45 minutos diarios, es muy recomendada para las personas que quieren mantener su condición física, que necesitan estar activos y saludables.

Para la caminata, por ejemplo, es recomendable planificar la ruta donde se desarrollara la rutina puede ser un parque local o algunas calles del vecindario o si se cuenta con algún equipo en la casa como caminadora o escaladora elíptica también es posible adoptar esta rutina.

Entre los numerosos beneficios que aporta al organismo la práctica de ejercicios cardiovasculares de baja intensidad esta una mejora considerable en el proceso digestivo, regulación de los niveles de colesterol, incremento de la tasa metabólica, ayuda a reducir los niveles de estrés sobre todo en la rutina laboral y hogareña, fortalece el sistema inmunológico,  incrementa el flujo sanguíneo especialmente hacia el cerebro.

El objetivo principal de realizar este tipo de ejercicios cardiovasculares es lograr que el cuerpo oxide la mayor cantidad de grasa posible, si se aumenta el tiempo de ejercitación también aumentará la cantidad de grasa quemada por rutina realizada.

Aparte de esto una rutina de cardiovasculares ayuda al organismo a mantenerse saludable, fortaleciendo el corazón y controlando el ritmo cardiaco, son grandes los beneficios que se obtienen practicando habitualmente ejercicios cardiovasculares de baja intensidad.

Un buen estado de salud cardiovascular fortalece el organismo para ser resistentes en la vida y el las actividades físicas que se realicen. Recuerde acompañar la rutina de ejercicios cardiovasculares con una dieta balanceada alejada de las grasas y frituras y las comidas a deshoras, una buena hidratación y el descanso nocturno de 6 horas o más son la base de conseguir beneficios más efectivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *